sábado, 21 de febrero de 2009

Arrebatos

Revisar viejas carpetas guardadas en lugares poco accesibles da alguna que otra sorpresa, como estas páginas que no pasaron del estado en que las subo y que son parte de una vieja historia que comenzaba en Inglaterra, a finales del siglo XIX.
Allí estaba Helena, la chica de la alta sociedad y Héctor el joven francés sin dinero ni familia conocida, pero lleno de talento artístico que trabajaba, de aprendiz, en el taller del Prerrafaelista tardío y socialista adelantado William Morris.
Recuerdo que era una historia dramática cuya trama se adentraba en el siglo XX y que, curiosamente (las páginas son de los noventa) se llamaba “El tiempo arrebatado”.

Reviewing old folders kept in not very accessible places gives you surprises sometimes, like these pages that did not go further than what you see now and are part of an old story that began in England, at the end of the XIX century.
There was Helena, the girl from the high society and Hector, the young French guy without any money or any known family, but full of artistic talent who worked, as apprentice, at the factory of the later Pre-Raphaelite and precocious socialist William Morris.
I remember that it was a dramatic history whose plot entered the XX century and that, curiously (the pages are from the nineties) was called “El tiempo arrebatado” (impossible to translate, it would be something that may mean “The snatched time” and “The stolen time” at the same time)




Estas páginas “listas para entintar” pertenecen a la versión de “El tiempo Arrebatado” del 2000, también abandonada.
Algunos sabéis que, años después dibujé una historia con ese nombre que me perseguía durante años, y que fue finalmente publicada.

These pages “ready for inking” belong to the version of “El tiempo arrebatado” that I started in 2000, and was also abandoned.
As some may know, few years after that I drew a story with that title that was chasing me for years, and this one was finally published.









7 comentarios:

Marcos Mateu dijo...

Vaya dibujazos tu, que alegria y precision de linea y que composiciones mas especiales!
Un saludo.

TERESA VALERO dijo...

Antonio, esa historia del prerrafaelista la tienes que hacer, aunque le tengas que buscar un nombre nuevo! A pesar de ser bocetos tan sueltos, las composiciones y el diseño de personajes rezuman elegancia... (Lo que decíamos, hay que ver todo lo que expresan los primeros bocetillos...)

Muchos besos.

HORACIO DIEZ dijo...

Hola Antonio.

Me alegro de ver cosas tuyas de nuevo, aunque estas como dices son de hace tiempo. Sigues manteniendo la delicadeza en el dibujo y como saber narrar con imágenes. Por supuesto buena composición y diseño de personajes.

Me gusto tu película.

Un saludo.

HORACIO DIEZ dijo...

Si Antonio, soy ese Horacio.
Recuerdas los tiempos de Filman, después entro Raúl y Miguel Ángel, cuando yo lo deje creo que llegaste tu, no se si fue allí o como colaborador externo. Yo recabé en la publicidad y allí he estado, primero como ilustrador y luego en otros roles, ahora he vuelto, desde hace unos años, a la ilustración y me he animado a esto de compartir con los demás mediante los blogs.
Si también soy ese que le gusto, y e gusta, "Los reyes magos", aunque me consta que somos muchos más. A mi me sigue gustando más la animación 2d, o tradicional.
Espero que continúes en la animación.
Otro cariñoso, y afectuoso, abrazo para ti.

Antonio Navarro dijo...

Amigo Horacio,
¡Filman!... Quizás por lo que cuentas de que tú te fuiste antes de que yo entrase, creo recordarte de otros ámbitos más de tebeos y menos de animación…
Pero, sí, me has hecho pensar en los tiempos de Filman, y los recuerdos de esos años me hacen sentir más viejo que la Tarara:
Pienso en Juan Pina y Carlos Alfonso dando cheques a los animadores con más ceros (¡de 1980!) de los que nunca más verían en su vida por el mismo trabajo; o cómo yo pintaba fondos de los Pitufos con esponjas, porque no tenía dinero para comprarme el aerógrafo, y rogaba al destino que no se dieran cuenta; y aquel estudio compartido con Raúl García en la calle Augusto Figueroa, junto al de Juan Antonio Serrano y al de un joyero medio clandestino; y, hablando de clandestinos y de Filman, también recuerdo el estudio de Santa Cruz de Marcenado donde hacíamos Lucky Luke un grupo de gente, procedente de muchos países, de forma secreta... especialmente a los ojos de hacienda… ¡uf! No sé si sentir nostalgia u horror…

HORACIO DIEZ dijo...

Juan Pina y Carlos Alfonso, que tiempos. Juan por aquel entonces vivía en Mostoles y Carlos en Isaac Peral. Yo entre en contacto con ellos en Filman, calle Tutor, no recuerdo el número, por indicación del alguien del club DHIN que no recuerdo ahora.
Primero entre yo y luego lleve a Raúl y este a MIgul Ángel, después entro otro que tampoco recuerdo su nombre, pero que no venia del mundo del cómic, ni siquiera como aficionado. Después Raúl a la truca y yo cansado de los muñequitos decidí pasar a otra faceta de esto que llamamos dibujar, ilustrar… creo que por aquel entonces me comentaron que tu entraste en Filman, ya te conocía del club Dhin, estabas todavía en la facultad creo. También se que pasaste una época haciendo storys para publicidad.
Hace ya tantos años que es difícil recordar con claridad.
Un abrazo.

Vazquez dijo...

PARDIEZ!!!!!!
que bonito por favor