viernes, 15 de mayo de 2009

Expectations

Some quick explanation of this post for you guys, who don’t speak Spanish, but let me pass up the whole “wabawaba”, I wasn’t going to translate all this stuff down there anyway, trust me if I say that you don’t miss anything special. You just need to know that this is a nice collection of big old failures in my career.

Hoy he enviado mi último proyecto a los editores “para su consideración”. Es ese trabajo misterioso en el que estado metido los últimos meses y que alguna vez he mencionado, que no mostrado, en este blog.
Cuando digo “editores” me refiero, naturalmente, a “editores franceses” (está la industria americana, sí, pero yo no hago gilipollas de esos con los gallumbos por encima de las mallas)
Francia parece el mejor mercado para el tipo de cosas que he perpetrado. Allí hay editoriales lo suficientemente importantes como para sacarle cierto rendimiento al enorme esfuerzo que supone hacer un tebeo… si tienes suerte y vendes lo suficiente…
Es un proyecto algo alejado de lo que suelo hacer, quizás con expectativas más comerciales y que, quizás, no firmaré como Antonio Navarro.
Ahora que no puedo evitar tener grandes esperanzas me parece el momento perfecto para dar algunas pistas más sobre el “Dickensiano” título de mi blog:
Supongo que mi carrera (¿mi vida?) es como la de todo el mundo, una larga sucesión de frustraciones, enormes, medianas y pequeñas, trufada con algún que otro pequeño triunfo. De los triunfos se aprende poco, tan sólo se disfrutan. Las frustraciones son más jodidas, pero se aprende más de ellas.
Suelo fingir que no tengo grandes esperanzas (como reza el, más irónico que indolente, título de este blog) en un esfuerzo por hacer menos doloroso, más inocuo, el posible fracaso, pero por desgracia, no tenerlas me resulta imposible. Es mentira no tenerlas, no me creáis si os digo que es así, es una pose. Si llega el fracaso, estaré jodido, aunque pretenda que no me afecte, aunque me vista la armadura de la indiferencia o de la “bonomía”, o me ensarte el yelmo de “ir sobrado”...
Lo único cierto es que estoy hecho un flan (hoy, por alguna razón, me recuerda a la sensación de cuando uno se enamora y espera ser correspondido) pero ya no hay marcha atrás, el dossier está en el correo.
En fin, quizás como un falso antídoto a mi taquicardia, o a modo de exorcismo, se me ocurre ahora postearos algunos ejemplos de mis más sonados fracasos (hablo de tebeos claro, los otros me los callo), aquellos que me hicieron plantearme, muy seriamente, abandonar el negocio para siempre. Para más INRI, han sido proyectos que hice con un cierto espíritu comercial, como este último, con la meta de, además de hacer un buen trabajo, poder pagar las facturas. Los quiero recordar aquí, no por masoquismo, sino quizás como catarsis:
En 1990, cuando vivía en Londres, El guionista Das Petrou me propuso hacer juntos una serie llamada “Ring of roses”. La trama tenía lugar en el tétrico Londres de una Inglaterra ucrónica en la que la religión católica había vencido al protestantismo desde la época de Cromwell. Estaba plagado de conspiraciones vaticanas y los villanos eran del Opus Dei (mucho tiempo después me pregunté si Dan Brown no habría leído el tebeo). Bueno, la cuestión es que yo dibujé unas pocas páginas que Petrou se encargaría de mover, pues “tenía contactos”. Nunca más supe de él pero, algunos años después, vi en una librería de Los Ángeles una miniserie de comic-books llamada “Ring of roses”, publicada por Dark Horse. Era la misma historia, pero con otro dibujante: John Watkiss (con el que, curiosamente coincidiría en Disney). Supongo que las páginas del inglés molaban más que las mías, pero bien me podía haber enterado de otra forma… Aquí os cuelgo una de las que hice:

Algunos años después conseguí una entrevista con el editor Guy Delcourt en París, en la que le mostré mi proyecto de “Les mondes de Luz”. Al regresar al hotel, en la recepción había una carta a mi nombre con un contrato. El hombre estaba realmente interesado en publicarlo y en hacerlo ya, no quería darme tiempo a visitar más editores. Yo, claro, me fui de París con el contrato firmado. Mi “larga serie de ciencia ficción de enorme éxito” había empezado a gestarse… ¡Ja, ja, ja!... (risa sarcástica)
Al publicarse el segundo álbum supe que ya no habría más “mondes de Luz”. Las ventas y las críticas habían hecho cambiar de opinión a Delcourt. Lo peor de todo es que mi trabajo era realmente una mierda, pero entonces yo no pude asumir algo tan simple.
Aquí unas muestras de aquello:




Siempre he sido resistente, muy cabezota y algo ingenuo (¿cómo creéis si no que aún estoy en este negocio?), pero nunca tanto como en ese periodo de tiempo que siguió a la cancelación de la serie. Haciendo acopio de esas tres… ¿virtudes?, preparé para Delcourt dos nuevas series con guión y dibujo míos, ambas rechazadas; un nuevo proyecto con guión de Lorenzo Díaz, rechazado; Un nuevo proyecto con guión de Jorge Zentner, rechazado...
Finalmente, llegaron a mis oídos rumores de que Delcourt le había propuesto hacer la serie a Zentner con otro dibujante. En ese momento, tras meses y meses de generar falsas esperanzas, ya no había espacio para nada más en mi coco. Abandoné. Ya no quise saber nada de los tebeos. Ni siquiera me quedaba aliento como para arriesgarme a mostrar los proyectos a otros editores.
Por suerte, (tiempo y lugar adecuados) mandé mi portafolio a los estudios Disney en Los Ángeles. A menudo me pregunto a dónde me hubiese llevado la profesión si no me hubiesen contratado allí.
De juegos de la Oca, detectives ciegos afterpunk y otras lindezas. Aquí os dejo unas muestras de aquellos proyectos rechazados por Delcourt:













Finalmente: Mientras vivía en Los Ángeles recibí el encargo de la editorial Humanoïdes Associés para preparar unas páginas de una nueva serie de ciencia ficción, con guión de Jodorowski, ¡el hombre!, ¡el mito!...
Yo curraba para el ratón Mickey, pero saqué tiempo de donde no lo había para preparar unas páginas, “sólo a blanco y negro”, según me pidieron, “para que no pierdas mucho tiempo”...
Cuando el guión llegó a mis manos me di cuenta de que era, ni más ni menos, que un spin-off de Los metabarones llamado “los tecnopadres”. Habréis deducido, puesto que es conocido que lo terminaron haciendo Janjetov y Beltran, que lo mío les pareció una mierda, más concretamente: a Jodorowski, lo mío le pareció una mierda. “Es un estilo muy español, dice” recuerdo que me dijeron… Aún no sé qué coño significa esa expresión.
A pesar de ser un encargo de la editorial, no penséis que he visto un duro de aquellas míseras cuatro páginas que hice. Aquí van:




20 comentarios:

Raúl dijo...

Ay, Antonio, Antonio... un post así no deja indiferente.
¿Qué quieres decir con que tu trabajo era una mierda? madre mía, adonde vamos a ir a parar. Me ha parecido increíble, vamos.

Siempre he oído que has tenido muy mala suerte con los comics, pero hasta este post no sabía que tan mala. Aunque ya veo que sólo la tuviste con la parte de la publicación, una nimiedad, si lo piensas. ¿Cuantos suertudos hay en las estanterías de las librerías especializadas cuyos trabajos no aportan nada?
Lo tuyo debe de haber sido realmente una cuestión de azar, de no haber estado en el momento adecuado frente al editor adecuado, o no haber dado con el mercado o el lector.
O simplemente, que a veces la gente es imbécil.

Creo que tienes razón, que sólo ha sido mala suerte, y estoy seguro de que como tal, se acabará en algún momento, y debes estar ahí, al pie del cañón, para aprovechar la oportunidad. Yo creo que será esta vez.
Y si no, la verdadera mala suerte sería no seguir intentándolo.

Tienes todo mi ánimo, camarada (;>.

Antonio Navarro dijo...

Hombre, Raúl, no he pretendido hacer victimismo con esta entrada. Todo lo contrario. No creo que me haya ido mal en la vida. Esta colección de “fracasos” no es más que un recordatorio, una forma de mantener los pies en la tierra en un momento especial. El blog entero nació con ese propósito, para mostrar y mostrarme las cosas, buenas y malas, que he estado haciendo todos estos años, para controlarme en mis expectativas.
Y, sí, los tebeos con Delcourt eran muy malos (claro, depende de dónde pongas el listón) He subido algunas páginas que aún se pueden ver, hay otras que no.

Raúl dijo...

Qué quieres que te diga, lo de Delcourt (al menos lo que has subido, como dices) es de lo que más me ha molado, ja, ja (;>. Lo de Dark Horse también.
Está todo muy bien, y no me repliques, que te que te (;>.
Y a ver si vas enseñando algo de lo nuevo, y te dejas de lloriqueos, tunante, que no hay porqué.

Saludooos.

Antonio Navarro dijo...

Raúl, entre gustos no hay nada escrito…
Veo que sigues “erre que erre” con lo del “post lacrimógeno”… Debe ser que no me he sabido expresar bien.
Un abrazo

HORACIO DIEZ horaciodv@gmail.com dijo...

Hola Antonio.
Bonito y sincero post. El mundo del arte comercial es caprichoso y aunque te/nos parezca que tenemos todas las claves para un pequeño éxito a veces no se produce y al contrario. El hecho de que un editor se interese por tu trabajo de la forma que dices ya te indica que vas por el buen camino, luego viene el azar y el "capricho" del publico (también cuenta la promoción adecuada, el apoyo de los medios, etc…).

De lo muestras creo están más que por encima de la media adecuada para ser publicado y ser un éxito si dan las circunstancias. De lo nuevo que estás haciendo no he visto nada (claro) pero seguro que está a nivel dada tu experiencia y profesionalidad, que sea un éxito comercial dependerá de tu buen hacer, de en qué manos caiga y sin duda de algo de suerte (modas, ánimos y criticas).
A pesar de que no te hace falta que te deseé suerte, te la deseo al igual que a todo aquel que intente esta aventura. Pero tu sales bien amado y pertrechado (cuando vea lo nuevo podré confirmar lo dicho).
Un abrazo.

Antonio Navarro dijo...

Gracias por la visita y por los ánimos, Horacio.
Del proyecto nuevo no voy a mostrar nada aún. Incluso, como digo en la entrada, no sé si lo firmaré como Antonio Navarro.
Es una “grillada” más que se me ha ocurrido para diferenciar mi producción “comercial” (dicho con todas las comillas, claro) de lo que hago “más a mi bola”.
Espero que esté mejor que lo que hay en este post, aunque sólo sea porque han pasado de 15 a 20 años de trabajo en el tablero entre estas cosas y lo que hago ahora.

Vazquez dijo...

Que cosas mas extrañas pasan con los trabajos a veces, proyectos que uno piensan van a salir y para nada , y luego otros que de la noche a la mañana estan ahí....pues claro, como la vida misma, en este caso tus dibujos son tan bonitos que parece increible que no salgan adelante....
Llevo siempre un matasuegras en el bolso, y cuando no me mola como me va algo lo saco,soplo y me parto, esto no viene a cuento pero me acabo de acordar que lo tengo que sacar un rato

Montserrat dijo...

Pues si, es un poco extraño...bueno, es muy, muy extraño. He estado buscando las páginas que son una mierda, según tú, y no las he encontrado.
Tienen profundidad, el color y la ambientación acertadas, la realización más que correcta,el dibujo es realmente perfecto. Nada, que no veo la mierda por ningún lado, oye.

Está claro que el mundo editorial es un misterio, y lo que dice Raúl es muy cierto: hay que estar en el momento justo frente al editor adecuado. Pero se me hace bola pensar en la cantidad de tebeos/bds de calidad ínfima (en cuanto a guión y dibujo), y ahí están, oiga. Qué le vamos a hacer. Es la historia de siempre, ¿verdad?

En fin, que de toda la vida me han gustado mucho sus tebeos, señor Navarro. Si pudieras visualizarme con 13 o 14 años leyendo los relatillos de Simone en el Cimoc, pasándolo pipa...
A ver si te cambia la suerte de una buena vez, hombre. Sigue "rascando", por favor.

TERESA VALERO dijo...

Catarsis, efectivamente, Antonio. Catarsis colectiva.
El éxito y el fracaso, como bien decía Kipling, son dos grandes impostores. Sólo los que saben tratarlos de la misma manera vencen, no en esto de los tebeos que finalmente es una tontá, si no en la vida, que en siendo también tontá, es más importante.

Una profe que tenía yo de pintura, muy mística ella, decía que a todas las personas nos otorga la vida "UN MOMENTO", así, con mayúsculas, un momento en el que brillamos. Y que puede llegarnos en la niñez, la juventud, la madurez o la vejez, pero que irremisiblemente un día brillamos.

Tú llevas brillando (no sólo como dibujante si no en tontás más emotivas) largo tiempo. Ahora es el tiempo de deslumbrar.

Que se os quiere, y no poco.

Antonio Navarro dijo...

Bueno, vayamos por partes, que diría leatherface.
Primero: Creo que he ya traspasé más de lo debido el ámbito de lo personal con esta entrada, como para ponerme aún más tonto con vuestros comentarios. Así que, please, no sigamos por ahí. Tere, vuestro cariño es, siempre ha sido, muy, muy importante y soy muy afortunado de tenerlo. Es (no sabéis cuánto) recíproco.
Segundo; los hechos: Cada uno de los proyectos fue rechazado por una razón. No he pretendido hacer una entrada del tipo “miren lo cojonudo que soy, ergo, miren lo descerebrados que son los editores", no.
Watkiss lo hizo, sin duda, mejor de lo que yo podría haberlo hecho en aquel año 1990 en que se dibujó “Ring of roses”; “Les mondes de Luz” fueron dos álbumes muy mediocres, con un guión poco meditado y personajes no muy bien diferenciados entre si, sin verdadero conflicto. Además he subido las mejores imágenes, también hay una pila de páginas muy malas, hechas con prisa, muy influidas por Giménez y por Otomo, sin la impronta personal que tenían otros trabajos anteriores, como los que comenta Montse, por ejemplo. Fue un verdadero paso atrás, hecho en honor a lo “comercial”. Si algo le podría reprochar a Delcourt es que no fuese consciente, o no fuese claro desde un principio al explicarme que realmente no quería trabajar más conmigo (como hicieron los de Kodansha, por ejemplo, otro fracaso más en la lista), en lugar de dejar que me consumiera proyecto tras proyecto, negativa tras negativa. Yo no estuve tampoco muy fino al aferrarme a un solo editor hasta quedar exhausto; Lo de Humanoïdes también lo considero normal, mandaron hacer tests a distinta gente y escogieron a quién estimaron oportuno, aunque quizás, si los hubiesen pagado y hubiesen explicado un poco mejor la situación (que estaba compitiendo con más gente), hubiesen sido más correctos.
Tercero: No me considero desafortunado profesionalmente. Sé que he hecho algunas cosas lo mejor que me ha sido posible, hasta el límite de la autoexigencia, y eso, para mi, es ser afortunado profesionalmente. El resto de cosas, como pagar las facturas, o que te digan “que bonito lo tuyo”, no son tan importantes, si realmente tú no lo consideras tan bonito.
Cuarto: Eva, sopla tu matasuegras por mí un par de veces…. ¿Has pensado que es como un enorme beso, pero al revés?... Bueno pues, para ti, yo lo hago otras dos, pero al derecho.
Quinto: Que el verdadero propósito de esta entrada era relativizar mis expectativas y avisar a los nuevos y brillantes navegantes, que sois un puñao, de cómo es la cosa, de que no se puede dar nada por sentado. Que este menda publicó su primer tebeo a los 14 años, y ahora a los… (¡Rediez! ¡La Hostia!) está más o menos como entonces, con grandes esperanzas, pero sin poder hacer muchos planes. Quizás sea esa la forma en que nos gusta vivir a los de los tebeos…
Sexto: Finalmente, para demostrar la sensatez de todo lo escrito, comparto con vosotros una sospecha: las palabras raras que uno tiene que escribir para dejar un comentario en los blogs, así como, probablemente, los nombres de los muebles de Ikea, son, en realidad parte de un oscuro lenguaje. Quizás comunicaciones entre iluminati o/y extraterrestres… o quizás es la contabilidad “B” los políticos corruptos del PP pasando delante de nuestras narices sin ser conscientes de ello… Tere, pon la máquina descifradora a funcionar…

Oscar dijo...

Bueno, no abundaré en lo ya dicho por todo el mundo, tan razonadamente comentado y/o refutado en tus réplicas. Solo que hace tiempo que me paso por aquí y que las cosas que veo me sirven muy bien para poner todo esto de los dibujos y los dibujantes más en perspectiva, (además de los ojos como platos, y la mandíbula desencajada las más de las veces). Un abrazo y suerte con el nuevo proyecto. (Aunque no lo firmes como Antonio Navarro podrías enseñarlo de manera casual en alguna de esas comidas a las que últimamente he faltado por causas ajenas a mi voluntad).

Antonio Navarro dijo...

Cuenta con ello, Oscar.

DIBUMAC dijo...

La verdad es que todos los trabajos que has posteado aquí son muy profesionales. Aunque con el paso del tiempo los consideres menores seguro que en su momento estabas satisfecho con ellos.
De todos modos, sí es cierto que uno se pregunta por qué con la cantidad de material mediocre que publican al año en Francia no publicaron tus trabajos, que eran claramente superiores a la media.
Quiero decir que los editores suelen ser muy exigentes pero luego esa exigencia no se ve reflejada en el producto que sale al mercado.
Un saludo!

Antonio Navarro dijo...

Marcos. Muchísimas gracias por tu comentario.
Yo también, si tengo que ser totalmente honesto con mis propios sentimientos y a pesar de que le siga viendo los muchos defectos a las cosas que he subido en esta entrada, tengo que admitir que estoy cien por cien de acuerdo en lo que dices.
En su momento fue duro lidiar con aquello. Ahora hubiese renegado de muchas de las cosas que pretendía publicar entonces, pero las mariposas en el estómago cada vez que someto mi trabajo a un editor francés, siguen siendo las mismas. Me lo tengo que mirar con mi analista...

Pablo dijo...

Pues no lo haces nada mal para tu edad, Antonio...

Lo bueno que tenéis los jóvenes es que lo mejor siempre está por llegar.

Un abrazo largo!

TERESA VALERO dijo...

La máquina descifradora me dice que no hay quien entienda a mucha gente, sobre todo si son editores o publicistas suecos.

Sólo quería añadir que el poder de sellar como "guay" un proyecto corresponde como es lógico a quienes van a publicarlo, pero eso no lo convierte en bueno o malo, si no en algo que responde a unas determinadas características.

Y que tu nuevo proyecto me encanta, y espero que vea la luz por el bien de muchos lectores potenciales.

Un abrazote!

Marcos Mateu dijo...

Post intenso y con un par de esos donde los haya.
Enhorabuena por tu trabajo y tambien por esta cabezoneria que todos en este arte-negocio necesitamos.
Me acuerdo hace ya muchos anyos le comente a un amigo mio de Palma que cada vez admiraba mas a los grandes de nuestro medio no ya solo por lo buenos que eran (como solia hacer al principio) si no tambien por todo lo que habian tenido que pasar.
Mucha (y merecida) suerte!
Un saludo.

DIBUMAC dijo...

Vaya, ¿así que anduviste por Coruña a menudo? Qué pequeño es el mundo de la animación: casi nos conocemos en Ilion (una pena, hombre, por unos meses) y en Dygra trabajé un par de veces :)

Bueno, pues nada, espero que esta vez haya suerte en Francia. A mi me toca intentarlo de nuevo en algún momento, a ver si esta vez suena la flauta.
Un saludete!

stranded dijo...

De mariposas, lobos y Dickens: Hola!! vaya post que te has marcado, me ha encantado tu manera de describir la situacion generica de "esperanza-fracaso-encajarDesilusion-aprender algo-vuelvo a empezar". Me ha puesto la piel de gallina gallinacea!
Es verdad que para no frustarse, uno intenta mantener sus expectativas a un nivel bajo, pero.. y el esfuerzo que eso cuesta! cuando a uno lo que le apetece es tener ilusion por las cosas y que sus deseos se cumplan...
Posiblemente si perdieramos las mariposas del estómago es que nada nos haria ilusion, y entonces estariamos muertos, no? como decia el lobo de la Historia Interminable. Asi que da igual la edad que uno tenga (ademas tu aun eres pequeño, :b)
Me ha gustado mucho como lo cuentas y las explicaciones de los comments tambien.
En fin, que no solo eres un profesional del arte puracrema, sino que encima escribes genial!

Lo de la palabra extraña de los blogs ten por seguro que es una confabulación, porque tuviste que entrar en mi blog con Hesse ("solo para locos" y no puedo evitar a veces sentirme aludida, jajaja) y yo llego aqui y veo que a lo mejor no has negado del todo a Magwitch, al que espero que encuentres en forma de edicion best-seller-que-te-pasas de tu ultimo trabajo!
Besos !!

Antonio Navarro dijo...

Mi secreta ambición es tener un mecenas a lo Magwitch. Un capo de la mafia o algo. Juro que no haría preguntas. Finjo muy bien estar en la inopia.
Eres un cielo, Gracia.